CURSOS LACAN CON FREUD

Desde el psicoanálisis podemos pensar, que aunque "hoy se suele etiquetar a la neurosis obsesiva como TOC  (trastorno obsesivo compulsivo) no hay duda de que hablar del “pensar obsesivo” nos permite reconocer en él deseos, tentaciones, impulsos, reflexiones, dudas, mandamientos y prohibiciones.

 

Por eso el síntoma principal de esta dolencia es la cavilación, da una y mil vueltas antes de tomar una decisión o de ejercitar una acción, apareciendo como inhibido, dudando de todo menos del dudar, sintiéndose culpable por faltas o delitos que no ha cometido en la realidad (aunque sí en su psiquismo inconsciente). Por temor a ser mortal –humano- vive sin deseo, como un muerto".