LA TRANSFERENCIA UN CONCEPTO FUNDAMENTAL                                          DEL PSICOANÁLISIS

Pilar Iglesias Nicolás

La transferencia no es un invento del psicoanálisis sino que ésta surge espontáneamente en todas las relaciones humanas. Es uno de los conceptos fundamentales en este campo, articulado a otros

conceptos fundamentales: Inconsciente, Repetición y Pulsión.

Este concepto es fundamental, porque “es por la transferencia, por lo que se va a poder llevar a cabo el tratamiento por un psicoanalista. Desempeña en el tratamiento el eje para la dirección de la cura”.

Freud se encontró con ella y el espíritu científico que lo comandaba hizo que abandonase el método catártico que le proporcionaba la hipnosis, camino que abandona para seguir y despejar cuestiones importantes: “las resistencias del yo a vencer nuestros propios prejuicios y una resistencia propia de lo reprimido que sólo se manifestará como transferencia en forma de repetición”.

La noción de resistencia la tiene desde el comienzo de los tratamientos por hipnosis. Pensada ya, la

resistencia, como un elemento de la técnica.

Freud, advierte que ante todo logro o fracaso de la solución de los conflictos o sintomatología que le presentaban sus pacientes comienza a observar que cualquier cosa que haga o diga el psicoanalista producirá efectos exagerados en ellos. Un efecto que afectaba a la sintomatología.

Consciente e inconsciente, son dos procesos del aparato psíquico en el complejo mecanismo de fuerzas que permiten su funcionamiento, dos procesos o modos de derivación de la excitación. No es

un pasaje mecánico, es una carga de energía que es transferida o retirada de una  ordenación determinada, de manera que el producto psíquico queda sustituido bajo el dominio de na instancia o sustraído de la misma y esto es dinámico.

I n c o n s c i e n t e , consciente y preconsciente es en el plano tópico, pero hay una dinámica donde no existe esa división, son ordenaciones verbales y preverbales del preconsciente, que según su Articulación y según la carga derivada se hacen o no se hacenconscientes. “Es de la transferencia

intrapsíquica de lo que se trata, cuando el deseo quiere expresarse”.

Es el pasaje de cargas de una representación a otra representación más aceptada por el sistema preconsciente. Hay un peaje que el deseo inconsciente tiene que pagar para atravesar la barrera de la Represión y que se efectúa mediante el mecanismo de la trasferencia intrapsíquica.Solo podrá pasar separando la carga de la representación que la produce y uniéndola a una representación que aparece en la conciencia como insignificante o indiferente . Lo único verdadero de la transferencia es la carga y no los contenidos de la carga, que normalmente están atribuidos a la persona o a la relación que el paciente tiene con el psicoanalista. No hay transferencia positiva o negativa como creyeron algunos. Hay o no hay transferencia.Por todo esto no es cuestión de preparar al analizante para una buena transferencia, ni se trata cuando surge un posible enamoramiento en él, por el psicoanalista, de derivarlo a otro psicoanalista, ya que sin dejar de tomar éste, en su carácter de verdadero enamoramiento, puede pasar lo mismo con el siguiente psicoanalista y así con todos, dando

lugar a otros posibles inconvenientes, tanto para él como para el psicoanalista. 

El deseo puede desplazarse y hacerse reconocer a través de cualquier cosa con tal de que esa cualquier cosa esté organizada como sistema simbólico. Según se entiende este concepto hace a la manera de tratar el discurso del analizante.

No podemos por todo ello pensar que lo que ocurra con el psicoanalista es con la persona del psicoanalista, sino que es con la función que ejerce. Con el lugar que ocupa.